miércoles, 16 de enero de 2013

La literatura vista como espina dorsal

Punto y aparte, recientemente publicado por Siruela, recoge interesantes reflexiones sobre la literatura y la sociedad de Italo Calvino (1923-1985). Con la lúcida mirada que le convirtió en uno de los escritores más destacados del siglo XX, Calvino indaga aquí sobre el papel de la literatura, que identifica como una espina dorsal que puede ser capaz de sostenernos si lleva implícita una lección de fuerza y no de resignación a la condena. A continuación reproduzco un breve fragmento de estos ensayos en los que el autor italiano apuesta por la literatura de lo negativo. Ésa que deja granitos de arena entre los dientes. Pertenece a una conferencia que pronunció en Florencia en 1955, bajo el título de "La espina dorsal":

Las cosas que la literatura puede buscar y enseñar son pocas, pero insustituibles: la forma de mirar al prójimo y a los demás, de poner en relación hechos personales y hechos generales, de atribuir valor a cosas grandes y a cosas pequeñas, de considerar los límites y vicios propios y los de los demás, de encontrar las proporciones de la vida, el lugar que ocupa el amor en ésta, así como su fuerza y su ritmo, y el lugar que corresponde a la muerte y la forma de considerar a ésta; la literatura puede enseñar la dureza, la piedad, la tristeza, la ironía, el humorismo, y tantas otras cosas necesarias y difíciles. Lo demás debe aprenderse en otra parte, en la ciencia, en la historia, en la vida, donde todos tenemos continuamente que ir aprendiendo".
 
 “[…] no nos interesan los estados emocionales, la nostalgia, el idilio, las imágenes lastimeras, soluciones engañosas para las dificultades de hoy; preferimos la boca amarga y algo torcida de quien no quiere ocultarse nada de la realidad negativa del mundo. Lo preferimos a condición de que la mirada contenga la suficiente humildad y agudeza para ser capaz de afeitar el destello de lo que inesperadamente se revela como justo, hermoso, verdadero y humano, en un hecho de civismo, en el modo de transcurrir una hora".
 
"‹‹Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad››. La literatura que desearíamos ver nacer debería expresar, con la aguda inteligencia de lo negativo que nos rodea, la voluntad límpida y activa que espolea a los caballeros de los antiguos cantares o a los exploradores en las relaciones de viajes del siglo XVIII […] Las novelas que nos gustaría leer o escribir son novelas de acción, pero no por un residuo de culto al vitalismo o a la energía sino porque lo que nos interesa por encima de todas las cosas son las pruebas por las que atraviesa el hombre y la forma en que éste logra superarlas. El modelo de las fábulas más antiguas, como la del niño abandona en el bosque o la del caballero que debe superar encuentros con fieras o encantamientos, sigue siendo el esquema insustituible de todas las historias humanas, el modelo de las grandes novelas ejemplares en las que la personalidad moral se realiza moviéndose en una naturaleza o en una sociedad despiadada. […] También nosotros desearíamos inventar figuras de hombres y mujeres llenas de inteligencia, de valor, de anhelos, nunca satisfechos y tampoco ‹‹entusiastas››, astutos o soberbios".

"[…] Y así, a través de toda esa montaña de literatura de lo negativo que nos rebasa, esa literatura de procesos, de extranjeros, de náuseas, de tierras desoladas y de muertes al mediodía, quisiéramos encontrar la espina dorsal que también nos sostenga a nosotros, una lección de fuerza y no de resignación a la condena. […] Pues lo que nos es útil de esta literatura es precisamente esa dosis de acidez que aún contiene, esos granitos de arena que nos deja entre los dientes".

Citas extraídas de: Punto y aparte. Ensayos sobre literatura y sociedad. 384 páginas. Cartoné, 21,95 €.  EPUB, 11,99 €.  Kindle, 11,99 € 
Italo Calvino
Siruela, 2013 (págs. 22-27)

Lee las primeras páginas.

Si te interesa el tema, sigue leyendo la sección Apuntes sobre la escritura.

2 comentarios:

ceciliaduran dijo...

Carmen, siempre con recomendaciones interesantes. Italo Calvino arranca pasiones. Me seduce la recomendación.

Carmen Jiménez dijo...

Gracias por tus comentarios siempre amables, Celia. Me alegra que te seduzca la recomendación y "verte" por el blog.