martes, 18 de diciembre de 2012

Sobre qué hay que escribir, según Faulkner

Foto: Carl van Vechten
Estocolmo, 10 de diciembre de 1950. William Faulkner pronuncia su discurso con motivo de la recepción del Premio Nobel de Literatura. Habla el oficio de escribir y, en concreto, sobre “el deber del poeta, del escritor” que consiste no sólo en “ser el registro del hombre”, sino en ayudarlo a resistir “elevando su corazón”. Y, ¿cómo se hace eso?

Según cuenta Faulkner en Ensayos y discursos, que reseñaré la semana próxima, escribiendo sobre “los problemas del corazón humano en conflicto consigo mismo”.  Sobre las viejas verdades universales: amor, honor, piedad, orgullo, compasión, sacrificio...

Los temas que dejan cicatrices:

“Hoy en día nuestra tragedia consiste en un miedo físico general y universal sostenido desde hace tanto tiempo que incluso podemos soportarlo. Ya no hay problemas del espíritu. Sólo está la pregunta: ¿cuándo seré barrido? Debido a ello, el o la joven que hoy se dedica a escribir ha olvidado los problemas del corazón humano en conflicto consigo mismo que es lo único que puede generar buena literatura porque es de lo único que merece la pena escribir, que merece la agonía y el sudor.

Debe aprenderlo de nuevo. Debe enseñarse a sí mismo que lo más bajo de todo es estar asustado; y, enseñándose eso, olvidarlo para siempre sin dejar para nada a salvo las viejas certezas y verdades del corazón, las viejas verdades universales sin las cuales cualquier historia es efímera y está condenada ¬amor y honor y piedad y orgullo y compasión y sacrificio-. Hasta que hace eso, trabaja bajo una maldición. No escribe acerca del amor sino acerca de la lujuria, acerca de derrotas en las cuales nadie pierde nada de valor, acerca de victorias sin esperanza y, lo peor de todo, sin piedad ni compasión. Sus aflicciones no afligen hasta lo más hondo de un modo universal, no dejan cicatrices. No escribe acerca del corazón sino acerca de las glándulas”.
 
Citas extraídas de: Ensayos y discursos. 369 páginas. 19,5 €
William Faulkner
Capitán Swing, 2012 (páginas 39-40)

Si te interesa el tema, visita la sección Apuntes sobre la escritura.


 

5 comentarios:

Juan Armenteros Rubio dijo...

¡Cómo se nota la gente que entiende de esto!

Miguel jiménez salvador dijo...

¡Uf! Cuantas cosas en tan pocas letras.

Muy bueno Carmen, gracias.

Un saludo.

Miguel Eduardo dijo...

Faulker es un maestro y un maestro de muchos escritores contemporáneos también: lo es de Vargas Llosa, de García M. Etc. Muy interesante y oportuno el post, me identifico plenamente con lo que dice y me alegra saber que voy por ese camino, tal vez a tropezones pero es mi linea y lo que motiva mi humilde y modesta literatura.

Miguel Eduardo Valdivia C.

http://www.facebook.com/miguellvc

www.migueleduardovc.com

Gracias.

Lidia Herbada dijo...

Fui un día a la biblioteca a escuchar a Vargas Llosa y dijo que era su escritor favorito, de ahí me fui a comprar Luz de Agosto. Qué escritura....magnífica. Os recomiendo mi blog www.lidiaherbda.com

Eulàlia dijo...

Totalmente de acuerdo. El comentario de este maestro me parece totalmente cierto. Gracias