miércoles, 4 de abril de 2012

Un arte espectral. Reflexiones sobre la escritura

Norman Mailer.
Traducción de Elvio Gandolfo
BackList. Barcelona, 2012
431 páginas. 19,50€.

Un arte espectral. Reflexiones sobre la escritura es el testamento literario de Norman Mailer (Nueva Jersey, 1923-Nueva York, 2007), con el que cerró una obra que suma más de treinta títulos. Algunos, esenciales –como Los desnudos y los muertos (1948), Los ejércitos de la noche (1968) o La canción del verdugo (1979)-, que le situaron en la vanguardia de la literatura estadounidense, junto a Philip Roth, John Updike o Saul Bellow. 

Creador con Tom Wolfe y Truman Capote del ‹‹Nuevo Periodismo››, Mailer escribió The Spooky Art –título original en inglés- para, tras casi seis décadas de oficio, compendiar sus reflexiones “sobre la escritura, sus peligros y alegrías, sus vicisitudes, su soledad” y sobre sus rivales e ídolos literarios: Hemingway, Faulkner, Dostoievski, Tolstoi, Cheever, Roth, Doctorow, Capote... Casi nadie –que importe- escapa a su repaso vigoroso, de prosa carismática y estilo agresivo, que es puro Mailer.

Aquí está su vocación de Pepito Grillo de la intelectualidad americana (“Siento que el propósito final del arte es intensificar –incluso, si es necesario, exacerbar-la conciencia moral de la gente”). Su carácter polémico (“Stephen King era un escritor torpe y repetitivo […] ha mejorado en estilo desde que empezó. Es de esperar que sus lectores también, pero eso no está tan claro”) y deslenguado (“La novela es como la Gran Prostituta en nuestra vida”), sin olvidar su agudo sentido del humor (“Escribir un best seller intencionadamente es, después de todo, un estado mental que no deja de tener puntos de comparación con el acto de casarse por dinero”).

Pero Un arte espectral transpira también el ego hipertrofiado que caracterizó al autor (“[…] tener una reseña desfavorable en The Sunday Times afecta mi billetera. Mi ego, sin embargo, permanece relativamente intacto”); su machismo confeso, que explica por qué ningunea en su ensayo la ficción escrita por mujeres, y su indisimulada agresividad.

El ensayo carece de unidad estilística porque se alimenta de material disperso (partes de discursos, extractos de entrevistas, …) que Mailer estructura con coherencia temática, pero con un resultado desigual. Falla, también, en ocasiones, la traducción aunque, más allá de estas fragilidades, es un libro muy interesante para quienes deseen iniciarse en la escritura y conocer la industria editorial, así como para lectores curiosos que quieran indagar en los procesos de la creación literaria o utilizar el ensayo como guía de lectura.

Pocos escritores importantes de la literatura del siglo XX hablan tan claro como lo hace Mailer en este libro sobre la narrativa. Como afirma en este ensayo, “escribir es algo espectral. No existe la rutina de una oficina para mantenerse en marcha, sólo la página en blanco cada mañana, y nunca sabes de dónde vienen tus palabras, esas divinas palabras” que Mailer transforma aquí en un discurso  atronador sobre el más silencioso de los oficios.

3 comentarios:

Antonio F. Rodríguez dijo...

Hola, Carmen: Enhorabuena por tu blog, me gusta mucho. Lo seguiré a partir de ahora. LOs relatos, estupendos.

Salud y libros

Antonio F. Rodríguez
http://laAntiguaBiblos.blogspot.com

Carmen Jiménez dijo...

Gracias, Antonio. He visto que te gusta Borges. Próximamente publicaré un post con cinco razones para aborrecerlo... desde el punto de vista de sus opiniones sociales y políticas. Como escritor, una de los grandes, sin duda pero, ¿no está un poco sobrevalorado...? No sé. Tengo mis dudas... Salud y libros

Carmen Jiménez dijo...

Por cierto, he echado un vistazo a la antigua Biblos y está fenomenal. He incluido el enlace en mi blog. Enhorabuena.